Contáctanos: Granada 958 842 863 | Motril 958 822 772
 
Menu

We are apologize for the inconvenience but you need to download
more modern browser in order to be able to browse our page

Download Safari
Download Safari
Download Chrome
Download Chrome
Download Firefox
Download Firefox
Download IE 10+
Download IE 10+

La displasia de cadera: síntomas y tratamiento

La displasia de cadera (DDC) tiene una gran repercusión en todas las consultas de traumatología infantil, ya que, es una de las deformidades de los miembros inferiores más usuales en los niños recién nacidos. Este problema, consiste en un crecimiento anómalo entre la cabeza del fémur y la cavidad de la cadera, justo donde encaja la pelvis. Cabe destacar, que dicho problema aparece en aproximadamente tres de cada mil recién nacidos.

Este defecto congénito es causado por muchos factores, predominando los ambientales y genéticos. En primer lugar, se crea displasia, porque la respuesta del bebé a las hormonas de la madre durante el embarazo no son correctas y por tener un útero estrecho, que no permite el movimiento fetal. En segundo lugar (genéticos), el sexo femenino se ve afectado con una frecuencia mayor que en el sexo masculino. Veamos por qué se produce dicho problema:

Signos y síntomas

Cada bebé puede percibir los síntomas de manera distinta. Conozcamos algunos de ellos:

  • Postura de las nalgas en el embarazo: puede provocar pérdida de cohesión en la cadera.
  • Carente líquido placentario: al bebé, le resulta complejo poder moverse en el útero de la madre.
  • Complicación para mover una pierna en correspondencia con la otra: el espacio entre las piernas puede parecer más ancho de lo habitual.
  • Localización de un sonido: este signo, es reconocido por los médicos al manipular la cadera en la exploración de la misma.
  • Torticulis o pie torcido: debido al escaso espacio que tiene el bebé para moverse en el útero materno.

En cualquier caso, es siempre el especialista quien debe de diagnosticar este problema y ser él quién determine el tratamiento a seguir.

Procedimientos más comunes

Los tratamientos cambian según el problema y la edad que tenga el niño. Sin embargo, hay una serie de procedimientos más comunes que se suelen llevar de forma general. A continuación, os detallamos algunos de ellos:

  • Es imprescindible, encontrar el problema y realizar una diagnóstico temprano, ya que esto permitirá menos procesos quirúrgicos. Resulta recomendable, efectuar una ecografía de la cadera, antes de que pasen 3 meses.
  • Se debe intentar reducir el movimiento de la cadera, ya que de lo contrario, ocasionaría bastantes complicaciones.
  • Uso del arnés de Pavlik: este tratamiento, conseguirá, mediante unas correas, mantener las caderas en flexión y permitirá por ende, reducir la luxación.
  • Uso de yeso: se utiliza, en caso de que dicha luxación continué. También cabe destacar, que el mismo se modificará con regularidad, para ajustarlo al crecimiento del bebé.
  • Cirugía: en el caso de que los procedimientos anteriores fallen, es necesario la operación quirúrgica, para intentar volver a posicionar la cadera a su lugar habitual.

¡Si sigues estas recomendaciones, será más fácil evitar complicaciones! Consulte siempre a su médico y siga las instrucciones del especialista.

 

thought on “La displasia de cadera: síntomas y tratamiento”

  1. Gracias por compartir experiencias y recuerdos.

Haz tu comentario

Tu correo no será publicado
*