Contáctanos: Granada 958 842 863 | Motril 958 822 772
 
Menu

We are apologize for the inconvenience but you need to download
more modern browser in order to be able to browse our page

Download Safari
Download Safari
Download Chrome
Download Chrome
Download Firefox
Download Firefox
Download IE 10+
Download IE 10+

Espondilitis Anquilosante

La espondilitis anquilosante es un tipo de artrosis que produce inflamación, dolor, enrojecimiento y calor en toda o alguna zona de la columna vertebral. En la mayoría de los casos, la pelvis es la que suele encontrarse más afectada. 

Este nombre procede del griego “ankylos” que significa rigidez y se asocia con “spondylo”, vértebra. Esta enfermedad puede afectar también a otro tipo de articulaciones además de la columna, tales como, caderas, rodillas, hombros o pies. Incluso su efecto puede llegar a huesos, ligamentos o tendones. En un grado de incidencia menor, en algunas ocasiones también se hace notar en zonas como el intestino, en los ojos, pulmones o corazón.

Esta patología tiene distintos síntomas y consecuencias. No se producen en todos los casos, pero algunos de ellos son:

Síntomas y consecuencias

  • Dolores de espalda temporales, pero no frecuentes todo el tiempo.
  • Insomnio como consecuencia de los dolores de espalda y de la rigidez de ésta.
  • Pérdida de la flexibilidad en la columna.
  • Inflamación en la espalda.
  • Unión de dos o más vértebras.
  • Endurecimiento de la caja torácica.
  • Hinchazón y dolor en las articulaciones de hombros, caderas, rodillas y tobillos.
  • Capacidad pulmonar mermada.
  • Hinchazón y enrojecimiento en los ojos en algunos casos, los menos posibles.
  • Dolor fuerte y constante de espalda.

Entre otros muchos, pero son menos comunes.

Causas

No se ha llegado a encontrar una causa concreta del nacimiento de esta enfermedad. Se investigan hipótesis relacionadas con la herencia y con el medio ambiente. Respecto a la causa de la herencia, su frecuencia es pequeña, 1 de cada 20 personas pueden llegar a tener este gen.

La espondilitis anquilosante comienza a aparecer en la adolescencia o juventud. Los primeros síntomas se notan antes de llegar a los 30 años y afecta a el doble de hombres que a mujeres. Hoy en día, sigue sin tener cura, pero hay algunos tratamientos que ayudan a aliviar los síntomas y frenar la enfermedad.

 

 Tratamientos

Los principales tratamientos se encuentran relacionados con la medicación, la alimentación, el ejercicio físico o incluso la cirugía.

  • Medicamentos: suelen prescribirse con receta médica. Y algunos más comunes son: antiflamatorios no exteroides, antirreumáticos o agentes biológicos.
  • Alimentación: no existe un alimento concreto que ayude a esta enfermedad, pero si se recomienda seguir una dieta saludable consumiendo por ejemplo; ácidos grasos omega-3, semillas de linaza o nueces. Se debe tener muy en cuenta que si tu peso aumenta, las articulaciones se pueden ver mucho más cargadas y esto puede perjudicarte y empeorar la enfermedad.
  • Ejercicio: es uno de los mejores aliados para las personas que sufren esta enfermedad. Con un entrenamiento adecuado con rehabilitadores tu estado de salud mejorará, ya que desaparecerán las rigideces del cuerpo. Es importante realizar el ejercicio con personas que entiendan para fortalecer y estirar los músculos. Otra muy buena opción es realizar los ejercicios en el agua.
  • Cirugía: se aplica en casos muy graves y excepcionales.

Seguro que tu salud mejora mucho con todas estas recomendaciones que te hemos ofrecido.

 

 

 

 

 

 

 

 

Haz tu comentario

Tu correo no será publicado
*