Contáctanos: Granada 958 842 863 | Motril 958 822 772
 
Menu

We are apologize for the inconvenience but you need to download
more modern browser in order to be able to browse our page

Download Safari
Download Safari
Download Chrome
Download Chrome
Download Firefox
Download Firefox
Download IE 10+
Download IE 10+

Epasticidad: alteración del sistema nervioso

La epasticidad o tensión inusual es una alteración del sistema nervioso central que provoca un aumento del tono muscular y dificulta totalmente o de forma parcial el movimiento de los músculos afectados en distintas partes del cuerpo.

Es una tensión que afecta a un músculo en concreto de forma involuntaria y esto provoca tensión y rigidez. Hay un gran numero de afectados por esta enfermedad, ya que está presente en patologías tales como: parálisis cerebral (P.C.I ,), espina bífida, daño cerebral adquirido (DCA), ictus, esclerosis múltiple, esclerosis lateral amiotrófica, ataxias, traumatismos cráneo encefálicos y otras patologías.

El perfil de los afectados es muy heterogéneo, ya que la epasticidad puede estar presente en discapacidades innatas, como la espina bífida, sobrevenidas como el daño cerebral adquirido o degenerativas como la esclerosis.

Tipos de epasticidad

  • Estática: el tono muscular aparece de manera independiente a la actividad muscular y en cualquier posición.
  • Dinámica: la rigidez aparece en situaciones específicas.

Las causas de esta enfermedad se relacionan con un daño causado en la parte superior del cerebro que está involucrado en los movimientos, o por una lesión de los nervios de la médula espinal que se dirigen al cerebro.

Manifestaciones de la epasticidad

El aumento del tono muscular produce un incremento de la resistencia al estiramiento, lo que provoca que los músculos se mantengan continuamente contraídos. Esto afecta a acciones que están relacionadas con el movimiento, como caminar, hablar, vestirse, o la estabilidad en la silla de ruedas.

Es común que se manifieste en:

  • Extremidades inferiores: cuádriceps, gemelos y aductores de la cadera.
  • Extremidades superiores: músculos que permiten la movilidad de los dedos, muñeca, bíceps, y aductores del hombro.

Los síntomas de esta enfermedad

  • Debilidad muscular generalizada.
  • Pérdida de destreza en los dedos.
  • Pérdida de control selectivo de movimiento.
  • Postura anormal.
  • Tensión muscular durante la actividad.
  • Ángulos anormales en hombros, brazos, muñecas y dedos.
  • Contracturas musculares que reducen el grado de movimiento y/o paralizan las articulaciones.
  • Reflejos tendinosos profundos (contracciones musculares involuntarias).
  • Movimientos espasmódicos repentinos, repetitivos e involuntarios.
  • Cierre involuntario de piernas.
  • Dolor muscular y articular.

La epasticidad no puede curarse pero sí tratarse. Existen tratamientos para mejorar la calidad de vida de las personas y hay distintas intervenciones:

  • Terapéuticas no farmacólogas: Realizar actividades físicas y fisioterapéuticas de manera regular como la natación, hacer ejercicios con peso vertical en posición vertical, utilizar prótesis y férulas y emplear calor-frio para reducir el tono muscular.
  • Farmacológicas: Administración de fármacos orales con prescripción médica. Esta terapia es muy efectiva aunque tiene bastantes efectos secundarios como la somnolencia, náuseas o fatiga entre otras.
  • Quirúrgicas: La más conocida es la bomba de Baclofeno. Es un tratamiento quirúrugico que consiste en colocar una pequeña bomba en la zona abdominal que libera un fármaco hasta la médula espinal. Esto permite dirigir la medicación a los músculos afectados por la epasticidad.

La prevención de la epasticidad es muy importante para evitar mayores dolores como contracturas fijas o malformaciones. Se debe realizar siempre de forma multidisciplinar con la participación de un neurólogo, cirujano, fisioterapeuta, rehabilitador, un médico e incluso con un psicólogo si es necesario.

 

¡Acude a Ortecmo para pedir más información sobre cualquier problema que afecte a tu movilidad!

Haz tu comentario

Tu correo no será publicado
*